La sabiduría del lecho de muerte

Dicen que debemos a Charles Dickens, a través de ese maravilloso cuento que es “A Christmas Carroll”, el concepto idealizado de lo que hoy entendemos por Navidad, o más en concreto, del espíritu navideño, que convierte esa época del año en un momento mágico en el que nos reunimos con los seres queridos, celebramos la vida y compartimos buenos deseos y regalos.  Por importante que resulte esta contribución, hoy quisiera resaltar el poder transformador que dicho cuento atribuye a la observación de la vida desde una perspectiva diferente. En efecto, los espíritus de las navidades pasadas, presentes y futuras actúan como acreditados coaches al retar al viejo señor Scrooge a observar sus acciones desde otro ángulo y es esa nueva mirada la que propicia la gran transformación del personaje.

De los tres momentos de observación a los que Scrooge viaja esa noche, sin duda el de mayor impacto en su aprendizaje corresponde a la visión de su propio entierro: una muerte en soledad, sin la compasión de sus vecinos, que reciben la noticia con comentarios agrios y despectivos. La pregunta que se nos traslada es inmediata: si viniera a visitarte a ti el fantasma de las navidades futuras, ¿cómo te gustaría que fuera tu entierro?, ¿qué personas estarían presentes?, ¿cómo quisieras que te recordaran?, ¿qué epitafio elegirías para tu tumba?  Puede que parezca un ejercicio un tanto macabro, pero si le das un pequeña pensada, comprenderás que la respuesta a estas sencillas preguntas contiene un tesoro de información sobre ti, sobre las relaciones, los valores y las cosas que consideras esenciales en tu vida.

En esta misma línea de pensamiento, Pedram Shojai alude en el capítulo de hoy a la lucidez que trae consigo el lecho de muerte. Al parecer, en esos instantes finales, nuestra mente recorre nuestra vida pasada y experimentamos el agradecimiento y el arrepentimiento por todo lo vivido. La cuestión que se nos plantea es, por tanto, por qué esperar a que no tenga remedio y se nos invita a realizar este ejercicio ahora que todavía estamos a tiempo de implementar estos aprendizajes. 

Así pues, hoy te invito a que te subas en los zapatos del señor Scrooge y te dejes acompañar por los tres espíritus de las navidades pasadas, presentes y futuras, para extraer de ese viaje el tesoro inigualable de las preguntas transcendentales:

  • ¿De qué te sientes agradecido?
  • ¿De qué te arrepientes?
  • ¿En qué momentos crees que has desperdiciado tu tiempo?
  • ¿A qué deberías darle prioridad en tu vida?
  • ¿De qué deberías alejarte o evitar?
  • ¿Qué facetas de tu personalidad quieres potenciar?
  • ¿Qué puedes hacer distinto para que tu vida se asemeje más a la que deseas vivir?
  • ¿Cómo quieres contribuir a la vida de los demás?

Te dejo con tres coaches de lujo. Aprovéchalos.

Related Articles