Podcast y audiolibros

Voy a ser muy breve. Porque el capítulo de hoy va precisamente de aprovechar el tiempo al máximo. Y habrá que predicar con el ejemplo.

Pedram Shojai utiliza el caso de los podcasts y los audiolibros para ilustrar cómo los adelantos tecnológicos nos permiten optimizar nuestro uso del tiempo. Si dedicas unos segundos a pensar en cómo ha cambiado nuestro consumo en los últimos años, se te ocurrirán muchos más ejemplos: las plataformas de televisión de pago o las aplicaciones de música a la carta nos han regalado millones de minutos de entretenimiento, eliminando los anuncios y permitiéndonos acceder a sus contenidos de forma adaptada a nuestros horarios,  los canales online de venta de entradas a espectáculos nos han ahorrado colas y esperas,  el despegue del comercio online nos facilita búsquedas y comparaciones de artículos que de otra forma habrían supuesto jornadas enteras de vagar de tienda en tienda…

Sí, definitivamente la tecnología está aquí para hacernos la vida más fácil y mucho más eficiente en términos de uso de nuestro tiempo.  Sin embargo, me gustaría discrepar del maestro y matizar esta conclusión: aplaudir los adelantos tecnológicos no es incompatible con reivindicar el derecho a disfrutar de aquellas rutinas lentas que humanizan nuestra vida.  En mi caso, no tengo intención a renunciar a la experiencia de saborear la lectura de un buen libro y no creo que me acostumbre a comprar ropa online por mucho tiempo que pase haciendo cola en un probador.

Por ello, hoy te animo a observar tus rutinas con la mirada de un rastreador de tiempo perdido, a buscar esos grifos que gotean preciosos minutos y a encontrar la llave tecnológica que te permita controlar el escape, desde el consenso de que solo perdemos los minutos que malgastamos en aquellas tareas que no nos producen ningún disfrute, porque lo rápido no siempre equivale a lo óptimo. 

Related Articles