Relajación total

Deseo de todo corazón que hayas podido tomarte unos días para descansar. Si además estás disfrutando de la naturaleza, no se me ocurre mayor bendición. Y si todo esto transcurre a una temperatura aceptable para la vida humana, congratulations indeed!

Estas circunstancias resultan perfectas para plantearse la propuesta que nos trae Pedram Shojai esta semana: dedicar unos minutos para conseguir relajarnos totalmente. Se trata, básicamente, de encontrar un sitio tranquilo para poder realizar un escáner corporal que, esta vez, podrías acompañar con la banda sonora de las olas rompiendo en la playa o el canto de los pájaros si estás en la montaña. Ya puestos, podrías aprovechar para grabarlo y poder utilizarlo en tus relajaciones cuando estés a kilómetros de distancia. 

Las instrucciones básicas las hemos compartido en alguna ocasión: tumbados, ojos cerrados, piernas estiradas y ligeramente abiertas, pies caídos hacia fuera, brazos a ambos lados del cuerpo y con las palmas hacia arriba, comenzamos a respirar llevando el aire hasta la parte baja del abdomen. Centramos nuestra atención en cómo sube y baja esta parte de nuestro tronco antes de trasladarla suavemente hasta nuestro pie izquierdo. Se trata de ir recorriendo mentalmente el cuerpo, de abajo a arriba: desde el dedo gordo del pie izquierdo, pasando por piernas, tronco, brazos, espalda, y cara para terminar. Ahora bien: esta vez, en lugar de limitarnos a conectar mentalmente con cada parte de nuestro cuerpo, vamos a ir un poco más allá y asegurarnos de que, si encontramos tensión en nuestro recorrido, la vamos a liberar con el objetivo de conseguir una relajación total. Para ello, Pedram Shojai nos indica lo siguiente: 

“Cuando encuentres un área en la que haya tensión, respira llevando mentalmente el aire a esa zona y luego pregúntale por qué no puede relajarse. Sigue respirando y observa lo que ocurre. Es posible que te resulte difícil expresar con palabras lo que sientes, pero asegúrate de mantenerte conectado a la respiración y de permitir que afloren esos sentimientos que el cuerpo está intentando mostrarte. Suéltate y déjate llevar.”

Termino con una advertencia. La relajación total requiere de una buena dosis de aceptación de lo que hay. Hacerse consciente entraña sus dificultades. Por ello, si estás pasando por un momento de duelo o emocionalmente complicado, puede revolverte mucho internamente. Si de todas formas ponderas que pueden ser mayores los beneficios y decides asumir el riesgo, asegúrate de contar con alguien de apoyo cerca que pueda asistirte en caso de ser necesario.

Related Articles